sábado, 13 de noviembre de 2010

LOS BAILONES DEL BARRIO

   
          Finales de los años 70, en el barrio de Triana, cuatro chavales de entre 15 y 17 años se preparan para la gran noche. Todos los fines de semana tenían una gran noche, no como hoy que empiezan el Jueves y a veces terminan el Lunes de madrugada,  esa noche del Sábado que se esperaba con ansias, con ilusión durante cinco días de estudio o de trabajo, y que se empezaba a preparar las pocas horas que podían reunirse el Viernes, y se trazaban planes que en la mayoría de las ocasiones no salían como se habían pensado.Era lo  de menos, lo importante era tomarse una cerveza o una cola con unas patatas fritas o unas avellanas, y dejar volar la imaginación.
             Pero volvamos a la tarde del Sábado.Tras ver un rato el programa "APLAUSO", te metías corriendo en la ducha, te maqueabas,como decíamos entonces, bien; mucha colonia, pulseritas y cadenita al cuello, camisa colorida de cuellos amplios, abiertos los tres últimos botones, pantalón campana y a esperar a las siete en que habías quedado con tus tres amigos, para ir a recoger al " pastelero" en el mercado de JOSEFA RAMOS DE LA ORDEN.El pobre tenia que trabajar hasta la misma tarde por lo que iba menos fardon que ninguno para la gran cita de cada semana, sin embargo al resto de la pandilla nos venia de lujo, - entonces no se decía eso de P.M. - porque algún que otro petisu, tocino de cielo o palo de nata caía en la espera, mientras se acicalaba en el aseo de la tienda.


           Ya estabais todos listos, la mas perfecta -en castizo- imitación de Toni Manero, nuestro gran ídolo de aquel entonces, y sus chicos, salían para ligarse a todas las chicas, o a intentarlo  como la mayoría de Sábados, mientras caía la noche sobre las calles del barrio. 
            Durante tres años,  el look del personaje, y sobre todo, la música, las magnificas canciones de la película, marcaron muchas de mis vivencias, al igual que a otros jóvenes de la época, poco después mis pensamientos y gustos musicales fueron por otros derroteros,pero entonces, lo que para la generación de mis padres fueron los guateques, las veladas en las azoteas, para la mía fueron las Fiestas de Fin de curso de los Institutos, las que organizaban la juventud de las Hermandades.
            Recuerdo que acudíamos a la del nuestro, el INSTITUTO TRIANA, donde conocíamos a mucha gente; pero donde realmente teníamos nuestro "campo de acción", donde lo pasábamos bomba era en la Fiesta de la HDAD. de SAN GONZALO, que organizaban jóvenes de esta en una antigua carpintería de la calle CONSTANCIA en el barrio VOLUNTAD.
           Recuerdo la gran nave, con dos estrechas galerías a cada lado, bajo una, la barra, y en la otra los rinconcitos oscuros; desde esta ultima arrancaba una escalera que terminaba en la que seria la zona del papeleo de la contabilidad, que habían habilitado como la cabina del disck-jockey; la inmensa parte central, donde se supone estaría toda la maquinaria para trabajar la madera,  iluminada por unas cincuenta o sesenta bombillas de colores y como no la sempiterna bola de cristales, allí nos apretábamos sudorosos y super excitados cien o cientocicuenta chicos y chicas .Así era nuestra particular "ODISEA 2.001".

          Nos volvíamos locos en cuanto traspasabamos el gran portalón de madera, el ritmo se apoderaba de nuestro cuerpo y empezábamos a bailar sin parar, unos peor, a mi por ejemplo nunca se me dio muy bien el baile-disco, prefería "controlar" el local, charlar con los amigos y con las chicas, y a otros muy, pero que muy bien, como a mi amigo PEPITO EL LARGO, el autentico ligón de la fiesta, el bailón, el TRAVOLTA,  por excelencia que se las llevaba de calle.Pero todos nos movíamos y hacíamos como que bailábamos los temas que sin cesar, sonaban por los grandes altavoces:" NIGHT FEVER"," STAYIN ALIVE","YOU SHOULD BE DANCING"," DISCO INFERNO", canciones de la película para empezar a caldear el ambiente; después sonaban temas de BONEY M," DADDY COOL"," MA BAKER", de DONNA SUMMER," BAD GIRL","  SHE WORKS HARD FOR THE MONEY" o el " FLY ROBIN FLY" de la SILVER CONVENTION, temas de EARTH, WIND and FIRE o del grupo italiano NEW TROLLS.
             Al rato grande salíamos un poco a tomar el fresco, el calor y el humo hacia el aire de la nave irrespirable, entonces aprovechábamos  para, en una calle paralela, comernos un pastel de la GUARRA, os podéis imaginar el porque del mote del establecimiento, y es que mis amigos y yo eramos a los pasteles lo que los chavales de hoy a las hamburguesas, nunca nos parecían muchos.
             Al volver a la fiesta llegaba uno de los grandes momentos de la noche y tras el " DO YOU THING I´AM SEXY" de ROD STEWARD, el ritmo bajaba de intensidad, y sonaba un tema solo para los elegidos, - y que por otra parte, por calidad además de por los recuerdos que me trae es uno de mis preferidos -, y los menos bailones nos apartábamos para dejar a los que realmente arrasaban en las pistas, de mi panda solo se quedaba el citado PEPITO. Comenzaba el contacto físico, ya se tocaban las manos, los brazos de las chicas, sintiendo los cuerpos calientes, sudorosos acercarse, mientras sonaba " MORE THAT WOMAN" de los BEE GEES.


 


             Cuantas veces soñamos poder bailar asi con una chavala, cuantas terminar el baile apretandola contra nosotros y dandole un beso apasionado, pero en aquella fiesta no abundaban las ESTEPHANIE  MAGANO y mucho menos los TONI MANERO.
             Tras la exhibición de baile, parte de las luces se apagaban, y otras bajaban de intensidad, era el instante esperado por muchos y, por que no decirlo, también muchas de los allí reunidos.Sonaba la música suave, lenta, era el momento del baile agarrao, y con nervios intentábamos buscar a la chica a la que le habíamos echado el ojo para pedirle bailar.
             Solo hacían falta los primeros pasos para comprobar si la niña solo quería pegarse un baile y adiós muy buenas, o si como nosotros tenia otro "interés especial".Si la elegida te metía los codos en el externon y estaba muda y agarrotada como un palo, mala suerte te podías despedir, entonces, a la siguiente canción  buscabas otra pareja pero casi siempre la velada ya se había torcido; sin embargo,  si la chica se arrimaba a ti, sonreía y hablaba con naturalidad, coqueteaba un poco, y tonteaba con las manos en tus hombros, y a veces te hablaba al oído y te rozaba con su cara, tenias mucho camino ganado.De todos modos había que leer con cuidado las señales, porque algunas eran confusas y si te lanzabas antes de tiempo y solo era una calentona con ganas de guasa te podías llevar un buen guantazo, por eso el ligar mientras bailabas era algo que había que hacer sin prisas pero sin pausa, con mucha cautela, como un autentico rito.


             De fondo iba sonando como una cascada sensual un tema tras otro:
 "REUNITED"  de PEACHES & HERB, de nuevo los sempiternos BEE GEES con el "HOW DEEP IS YOR LOVE" , y esos pedazos de temas intemporales, que aun me siguen poniendo los vellos de punta, " EUROPA"  de CARLOS SANTANA y   "IF YOU LEAVE ME NOW " de CHICAGO.
             Yo  de todos modos para esos momentos en que la cosa se ponía caliente, he de reconocerlo, prefería a los románticos italianos y españoles:
IL GUARDIANO DIL FARO, " EL JARDIN PROHIBIDO" DE SANDRO GIACOBBE, "POCO A POCO ME ENAMORE DE TI"  de COLLAGE," SI DE AMOR YA NO SE MUERE" de GIANI BELLA. Y cuando notaba que la niña estaba cada vez mas tierna, le pedía a la Diosa Venus, que dicen que es la del amor, que empezara a sonar esa canción, precursora en nuestro país de lo que se podría llamar pop-erótico, esa canción llena de sensualidad, de pasión, incluso podríamos decir de SEXO, que nos brindaron ANA Y JOHNNY, "YO TAMBIÉN NECESITO AMAR".
                          Y mientras sonaba la voz aspera  de el, y el manantial suave que terminaba en potente torrente de la de ella, la chica se iba refugiando cada vez mas en mis  brazos, me dejaba deslizar mi mano por su espalda y ya los labios se acercaban cada vez mas al oído, a las mejillas, notaba incluso su pecho duro contra el mio, y su cabeza se acababa reclinando en mi hombro. 
             Era el instante preciso, y cuando ANA gritaba melodiosamente por los altavoces eso de "TOMAME, LIBERAME DEL PUDOR" , acercaba mis  labios a los suyos, y si correspondía con un beso, con unos mordisquitos , intentaba meter un poco la lengua,  y al unirse con la suya, nos fundíamos en un fogoso, como decíamos entonces, muerdo.    

  

            Ella quería lo mismo que yo, estaba claro, y tras unas cuantas canciones y besos más, nos apartábamos a uno de los rincones oscuros de la galería y nos dábamos un lote de campeonato, tan solo eso, que no era cosa de complicarse la vida, sino solo de pasar un buen rato.Después de otro par de bailes, te despedías de ella con un beso dulce, sin lengua, y volvías con tus amigos, sin promesas, sin reproches, tan solo había sido el desfogue al calenton  de otra Fiesta, os veríais en la próxima, o quizás no.


            Y asi entre bailes trepidantes, entre apasionados y fogosos magreos  si habías tenido suerte, entre algún conato de pelea, o ayudando a algún amigo o conocido que al no comerse una rosca, le daba por liarse en exceso con la Rubia, es decir con la CRUZ CAMPO, pasaba la GRAN NOCHE. Hasta que, como en la Cenicienta, al filo de la medianoche, - igualito que los horarios de hoy -, el encendido de dos grandes focos daban por finalizada la juerga, y empezábamos a desalojar, no sin desgana, poco a poco el local.
             Cinco chavales volvían, entre chistes y bromas caminando a sus casas, en la otra punta de Triana.Dos bailando aun de acera a acera, sintiendo en su mente las canciones marchosas que le habían acompañando todo la noche; otro fardando, vacilando como se hace con esa edad, del sabor de los besos, de la dureza de los muslos, de los pezones de la chavala con la que se había enrollado; otro rumiando su mala suerte,  de no haber siquiera bailado con ninguna niña, entre las burlas de todos, y PEPITO  EL  LARGO, como siempre, escuchando a los demás en silencio, con esa medio sonrisa, mezcla de superioridad y conmiseración  que siempre nos brindaba, la lastima mordaz del que sabe que siempre tendra suerte.Pero todos, soñando ya en ese momento, esperando que pasara esa eternidad de seis días para convertirse de nuevo en los bailones del barrio, para dejarse llevar de nuevo por LA FIEBRE DEL SÁBADO NOCHE.

4 comentarios:

  1. Soñador de Triana, ¡que bonito recordar aquellos tiempos!, yo, como siempre he sido la friki, nunca bailé, era la que ponía los discos junto a mi amigo Manolo Pina, pero éso no quiere decir que no ligara, que aquí cada uno se buscaba sus técnicas ¿eh?.
    ¡Hay tantas anédotas que contar!.
    Gracias por hacerme volver a los 17 y 18, ¡´qué tiempos aquellos! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Pues claro que ligarías,¡ no vas a ligar!.Amiga tortuguita, te imagino una chica bonita y dulce, que se llevaría a más de uno de calle.Ademas, te voy a confesar un secreto; a mi las chicas que más me gustaban eran las que eran capaces de llevarse horas y horas hablando de música, de cine, de cómics, más que las tontas bailonas, o sea alguien como tu o mí Reina de las Flores.Muchos Besos.

    ResponderEliminar
  3. Ojú Tritri, aunque suene basto, escribiendo esta entrada has mojado el calzoncillo.
    El local que describes no es dónde después- ¿Rodrigo?- montó la taberna la carrucha?
    Que buenos recuerdos tio.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. La verdad amigo Fali, que si que suena un poquito basto ná más.En lo del local llevas toda la razón, después se convirtió en "LA CARRUCHA".Buenos recuerdos y buenos tiempos, sin duda.Un abrazo.

    ResponderEliminar

LOS SOÑADORES COMENTAN: