miércoles, 16 de julio de 2014

¡ THANK GOD IT,S SUMMER !, ¡ BENDITO VERANEO!



  Para mi, como para el común de los mortales, lo que empieza el 21 de Junio es el VERANO, pero no, no es eso lo que todos y todas, con la ilusión con la que espera un niño pequeño el DIA DE REYES esperamos.No es la calor asfixiante que te hace encerrarte en casa hasta las diez de la noche: no es ese sudor pegajoso que no parece irse a pesar de que acabas de salir de la ducha; no es esa modorra que te entrar cuando tienes que volver a currar por la tarde; no es esa losa invisible que parece que te ha caído encima y que consigue que cualquier cosa que hagas te cueste un Mundo,¡ NO AMIGOS,NO  eso es el VERANO!, pero no es lo que soñamos tantas y tantas veces durante el resto del año.
       Lo que esperamos con ansia, casi con deseo enfermizo, algunas veces como si fuera una droga que nos devolviera la euforia y la alegría es el VERANEO, ¡ SI, el bendito VERANEO !.
  El  VERANEO que nos cantaba la historia de MARIA ISABEL, de EVA MARÍA, el de las VACACIONES DE VERANO de FORMULA V, el SUMMER NIGHT que cantaban SANDY Y DANNY en GREASE, el SUMMER IN THE CITY de los LOVIN´SPOONFUL, el VERANEO para hacer lo que nos de la gana, para sentir a tope pero sin prisas, para vivir el tiempo sin tiempo, para madrugar simplemente para pasearnos por la orilla oyendo el rumor de las olas, para volver a enamorarnos, para pasear cogidas de la mano de nuestra mujer como si fuera la primera vez, el VERANEO para compartir con los amigos, para tapear esa maravilla que nos sabe más rica que cualquier día del año, ¡ ay , el CHICHARRÓN del MANTECA en el barrio de LA VIÑA !, el VERANEO, ese fugaz sueño que nos devuelve a los días en que eramos niños, VERANEO de cometas hechas con cañas y papel de periódicos revoloteando alocadas el cielo sobre la playa de las TRES PIEDRAS, el VERANEO de un napolitano chuperreteado con ansias en la PLAZA DEL CABILDO de SANLUCAR, el VERANEO de noches de acción, de aventuras, con pipas de calabaza e higos chumbos en el CINE AVENIDA de la CAVA DE LOS CIVILES de mi barrio de TRIANA, Si amigos, ¡ MI BENDITO VERANEO !, y para celebrar que ahora comienza, dos temazos de los más ELECTRO-MARCHOSOS de los últimos días.
Primero, un producto nacional pero con calidad mundial, si los DJ´S RAFA LOPEZ y PACO GANGA en su proyecto DUKES nos sorprendieron con un bellísimo tema llamada ETERNAL, ahora lo hacen de nuevo con un tema de los que no te dejan parar y con vídeo divertido realizado por el equipo de FRAN GAS, puro ritmo y meneito en este "NEW WORLD".

 Y para terminar, lo ultimo de uno de los mas grandes de la ELECTRÓNICA actual, un señor que suena desde IBIZA  a SAINT TROPEZ, desde NEW YORK a MIAMI, un tío que llena pistas y estadios con la misma facilidad con la que nosotros nos comemos unos caracoles en CASA PACO, el gran CALVIN HARRIS, con su ultimo tema que se titula precisamente "SUMMER".

        
  AMIGOS SOÑADORES,¡ THANK GOD IT,S SUMMER !  ¡ POR FIN ESTOY DE VERANEO !  !

sábado, 12 de julio de 2014

LISBOA, LINKIN PARK, DE NUEVO ALFAMA, LA FEIRA DA LADRA Y LAS ULTIMAS INQUIETUDES.(TERCERA PARTE)


  

        La ultima jornada completa en Lisboa, y como siempre que llego a una ciudad nueva, intente ver el amanecer en sus calles, pero en este caso, no se si por el cansancio de la jornada anterior, o por el cambio de la hora, cuando me espabile para empezar a vestirme ya había clareado el día; vano intento.
            Eran las seis y cuarto de la mañana, y como comprenderéis no era plan de despertar a nadie, y solo como un alma en pena no iba a quedarme en el apartamento, así que a echarse a la calle.
        De nuevo tome por RUA DO JASMIN para llegar a la plaza del PRINCIPE REAL, y una vez allí , tome en sentido contrario al del día anterior, o sea por la Avda. de DOM PEDRO V, despacio, sin prisas, la calle  solo para mi, al momento estaba en los  jardines del mirador de SAN PEDRO DE ALCANTARA, y poco después,  deje a un lado la plaza donde nos tomamos la cervecita, la del monumento al CAUTELEIRO, pero en lugar de bajar hasta la plaza de CAMOES, gire a la derecha y callejeado un poco me encontré en el LARGO DE CARMO, esta plaza, que por cierto me pareció muy fea, es importantísima en la historia moderna de PORTUGAL, porque en un cuartel que había en ella, fue donde se inicio la "REVOLUCIÓN DE LOS CLAVELES", no se veía a nadie por lo que decidí coger el elevador de SANTA JUSTA, según parece una obra de un alumno de EIFFEL, pero la cancela que da acceso al mismo estaba cerrada, todavía no eran ni la siete de la mañana, hora de  arranque de este monumental ascensor urbano, espere unos minutos, y pronto, un soñoliento operario, le quito el candado abrió la reja y me acompaño, solo para mi, cuando el primer día había una cola de muerte, descendiendome en el antiguo artilugio desde el CHIADO hasta la BAIXA, que estaba tan muerto como el resto de los barrios que había recorrido; gire hacia la PRAÇA DO ROSSIO y de allí a la de RESTAURADORES, en esta, me acerque a la rotonda central para contemplar bien el grandioso monumento que la corona, dedicado a los restauradores de la Independencia en 1640, precisamente del dominio español, después continué por la preciosa, aunque algo sucia, AVDA. DA LIBERDADE, un extraordinario bulevar que se alarga, orillado de tiendas de gran lujo: HERMES, PRADA, ARMANI, DIOR, hasta la PRACÁ DO MARQUES DE POMBAL, el aristócrata autentico artífice de la "resurrección" de la ciudad tras el terrorífico terremoto de 1.755.

 En este paseo entre lo más glamouroso del Planeta, otra de las contradicciones de esta absurda sociedad, junto a la riqueza más escandalosa, montones, no uno ni dos, de vagabundos dormitando por los rincones.En ese punto decido coger un autobús para bajar hasta el TERREIRO DO PAÇO, era la línea 711.Mientras espero se me acerca una chica de unos treinta años, picaita totalmente por la droga, y tras contarme su historia, nunca pongo en cuestión que lo que me cuenta alguien, aunque sea para sacarme dinero, sea mentira, aunque quizás peque de inocente, lo doy un euro para un café, y en ese momento llega el autobús.Son ya las nueve de la mañana y decido coger el eléctrico nº 15, el que va a BELEM, para acercarme a la zona baja del BAIRRO ALTO, y desde allí volver ya al apartamento.
         En esta ruta ya se ve a más personal, en un momento paso delante del CAIS DO SODRE y un par de paradas más adelante me bajo; en una cercana y pequeña placita ajardinada, se nota, igual que en ESPAÑA, el asqueroso rastro de la botellona de la noche anterior.La verdad que no tengo muchas más ganas de andar, por lo que averiguo otro autobús que me lleve lo más cerca posible, cogo uno que me deja cerca de la RUA NOVA DA PIEDADE, pero hoy estoy viendo que el cafelito va a tener que ser en "casa" porque esta todo cerrado, y andando llego allí.Ya hay señales de vida, y mientras que desayunamos pienso en plantear que yo con mi mujer volveremos a coger el tranvía nº 28 para ir a la ALFAMA; porque tanto el viaje en el mítico AMARELO DA CARRIS, una imagen tan tradicional de LISBOA como la de los coches de caballo en mi SEVILLA, o las góndolas en VENECIA, como el callejear por el barrio más antiguo de la ciudad lusa, no debe de perderselo; pero no hace falta que nadie cambie de planes o vayamos cada uno por un lado, porque mi PRIMA y su gente tenían intención de tomar la misma ruta para acudir a otro de los rincones más bonitos del barrio de la ALFAMA, el campo de SANTA CLARA, entre la maravillosa iglesia de SAN VICENTE DE FORA y el no menos espectacular PANTEÓN NACIONAL, donde esta enterrada la gran fadista AMALIA RODRIGUEZ, para acudir a otro de los encuentros mas populares de los lisboetas, la FEIRA DA LADRA, o mercado de la ladrona, ya sabéis cual puede ser la explicación del nombre, un mercadillo de antiguedades y cosas curiosas, una mezcla entre el RASTRO de MADRID y nuestro JUEVES de la calle FERIA, que se celebra desde hace siglos.La idea le parece estupenda a mi parienta y a mi también me agrada, por lo que salimos todos de nuevo a la parada de la CALÇADA DO COMBRO, pero SALVADOR se da cuenta que tienen que conseguir nuevas tarjetas de transportes, las saco de día, cosa que creo es una equivocación,mejor es la recargable por importe con trasbordo, y nos dijo que cogiéramos el tranvía nosotros que ellos buscarían donde recargar las tarjetas y que ya nos veríamos allí, en la puerta de la iglesia de SAN VICENTE.El 28 venia mucho más cargado de gente que el día anterior por lo que, quería que mi mujer fuera sentada, dejamos pasar dos vagones, y a la tercera fue la vencida.


Esta vez el viaje fue aún más encantador que el del ayer, porque vimos escenas que parecían auténticamente sacadas de una postal antigua, de una película de FELLINI, o de nuestro primer BERLANGA, instantaneas llenas de tradición cotidiana, de pintoresca vida: muchachos que corriendo se cuelgan del tranvía, apoyandose en sus salientes , para hacer el trayecto sin pagar, el tranviario que despotrica de los coches e incluso se encara con los dueños una vez que tiene que frenar porque dos vehículos están bloqueando la vía y no puede seguir la  ruta; se pone echo un basilisco e incluso, casi saca la cabeza por la ventana y parece que se va a liar una buena, pero no, no llega la sangre al río, hasta el cartel, avisando de los carteristas, del que no me percate el día antes, parece sacado de otros tiempos.   En unos minutos, estamos en la parada de SAN VICENTE DE FORA, el templo, una impresionante construcción de mármol, con una tortuosa y larga escalinata y dos torres.

         Llamamos a la gente, y resulta que al final han llegado ellos antes que nosotros y están en una terracita detrás de la iglesia bebiendo una SUPERBOCK, una muy buena cerveza portuguesa y tomando el Solito, ensimismado en la contemplación de la cúpula, muy bonita, del PANTEÓN.

    Nos llevamos allí sentados y comentando el concierto de la noche anterior un buen rato, y veo a mI mujer feliz, relajada, riendo con las ocurrencias de SALVADOR, disfrutando del momento, y sonrio por dentro. Poco después a curiosear entre los puestos, entre los tinglados llenos de muebles con carcoma, de fotos antiguas, de viejos y descuidados discos de vinilo, de algún más que interesante gramófono ( 150 € ), sin posible regateo. Compramos unos imanes para la nevera, recuerdo muy socorrido, y mire la ropa militar, pero las cazadoras no tenían el color que iba buscando, y así, entre muñecos de eso que dan miedo por la noche de lo feos que son, lamparas oxidadas, horrendas figurillas de porcelana, llego la hora de comer.


  Lo hicimos en un bar del que no recuerdo el nombre, el clásico establecimiento que suele haber alrededor de todos estos reinos del trapicheo en todo el mundo, eso si me fije que estaba al lado de una tienda de antiguedades, porque la dueña estaba en la puerta comiendo también con lo que le habían acercado del bar.Nos atendío muy bien una morena y simpatica portuguesa y comimos sardinas asadas, muy buenas, y yo una ensalada tropical, otros carne, y a compartir con mi mujer un pulpo que estaba como para ponerle un monumento, para terminar, como siempre en esta ciudad, café y dulces postres.Comida casera muy buena, eso si, sin nada de tonterías, y a muy buen precio.Cuando nos levantamos del velador era ya cerca de las cuatro y media de la tarde, cogimos de nuevo el 28 en dirección contraria y lo soltamos en la BAIXA.


     Allí cogimos el ELEVADOR DE SANTA JUSTA, yo por segunda vez en el día.


 
  Desde su altura sacaron unas fotitos, y en ese punto sí que nos separamos porque ellos querían seguir dando un paseo y mi mujer sin embargo estaba ya algo cansada, por lo que  llegamos andando hasta la plaza de CAMOES y allí volvimos a coger el tranvía para dejarlo cerca del apartamento.Nos dimos una siesta de las de homenaje y al despertar vimos que solo estaban los niños, mi PRIMA  y SALVA seguían paseando por su querido LISBOA, Yo la verdad es que no estaba ya con muchas ganas de dar más vueltas y la parienta ni digamos. A la hora de la cena, la ultima en tierras portuguesas, de nuevo volvieron las inquietudes, porque ellos si se fueron a la calle a buscar un restaurante donde habían estado hace algunos años, pero mi santa decía que ella prefería quedarse sin cenar si tenia que moverse, entonces recordé, o creí recordar, que en la cercana RUA DO JASMIN  me pareció ver una especie de PIZZERIA, que a partir de esa noche sera mi tabla de salvación en los caso de cansancio, si es que alguna vez volvemos a LISBOA, que seguramente pondría comida para llevar, pero lo vi, o es lo quería creer en ese momento, porque tenía hambre pero no quería dejar a mi  CHIQUI sola.Ya os digo con la inquietud en el cuerpo baje y doble buscando la empinada calle de tan oloroso nombre, allí, hacia la mitad, una puerta verde con dos farolitos; me acerco, esperando no llevarme un chasco, y me lo llevo a medias, es una especie de restaurante para gente joven, con una carta más que interesante, pero no pone nada de que sea comida para llevar.Dice un refrán que la necesidad aguza el ingenio, y como yo, ya hace algunos años que me eche a la poca vergüenza, entre y le dije a una camarera jovencita y muy simpática que quería hablar con el dueño; al momento llego un chaval algo mayor que parecía el cocinero y me dijo que qué deseaba, y se lo plantee de sopetón: "Mira yo te traigo unos taper y tu me preparas algunas de estas cosas para llevármelas".Al tío le sorprendió algo la propuesta pero me dijo que sin problema, me recomendó unas hamburguesas caseras con cebolla confitada y pan de la casa, hecho por ellos mismo, y unos deliciosos champiñones, de postre, tartas caseras.Al rato volví con los extraordinarios  manjares y la verdad es que conpartimos una cena intima muy, muy rica y "especial" lo que se dice saber disfrutar de las "COSAS PEQUEÑAS". Sobre una hora después, llegaron los demás del restaurante, y ya empezamos a desfilar para la cama; la mañana siguiente volvíamos a ESPAÑA.Nos levantamos y recogimos todos y con los coches nos dirigimos hacia la zona de BELEM, queríamos ver aunque no entraramos antes de emprender la marcha, la TORRE, el MONUMENTO A LOS DESCUBRIDORES y el MONASTERIO DE LOS JERONIMOS, pero empezando porque había un trafico infame, encima los DOMINGOS resulta que los monumentos eran GRATIS por lo que estaba todo atestado de coches, y tras varias vueltas, mi PRIMA, SALVA y los niños sin lo vieron al final, me agobie y cogí, conformándome con ver los monumentos desde lejos, hacia la autopista que lleva al PUENTE y de nuevo a nuestra tierra. 

         Aún me queda la ultima anécdota en esta odisea turistico-músical; cuando íbamos ya por la autopista, mi mujer se distrajo viendo en el móvil las fotos justo en el momento en que nos pasamos de largo la desviación que llevaba hacia la entrada por EXTREMADURA, el próximo cambio de sentido a cuarenta y cinco kilómetros, así que a volver por la entrada de AYAMONTE, y sin la maquinita del jodido peaje electrónico, acababa la aventura de vuestro amigo el TRITRI casi como empezó, con otra INQUIETUD grande:  ¿ nos pararía la GUARDIA NACIONAL PORTUGUESA?,¿ nos multarían?. Finalmente llegamos al puente que sirve de frontera  "sanos y salvos", y a día de hoy a mi casa no han llegado ninguna notita portuguesa reclamando el impuesto revolucionario.
    Pues esta, amigo soñadores,  fue la CRÓNICA de mi viaje a LISBOA para ver en ROCK IN RIO a LINKIN PARK, pero todavía sigo teniendo la misma gran INQUIETUD de antes de ir, ¿ Porque leches se celebra este evento en PORTUGAL en lugar de en ESPAÑA ?, es algo que aún no consigo entender.

lunes, 7 de julio de 2014

LISBOA, LINKIN PARK, EL 28 UNA LÍNEA MÁGICA, LA BOTA ALTA Y UNA GRAN NUEZ (SEGUNDA PARTE)

                  Padaria Beira Tejo

              La mañana del día grande de nuestra aventura, me levante el primero, como siempre, y con una camiseta y unos vaqueros, me lance raudo a patear las calles de LISBOA.Esta vez cogí en dirección contraria a la noche anterior, y por una calle empinada, no podía ser de otro modo, con un hermoso nombre RUA DO JASMIN llegue a una amplia y arbolada plaza, la de PRÍNCIPE REAL. Hasta ese momento no me había cruzado con mucha gente por la calle a pesar de ser un día laborable, el 30 de MAYO, pero al pasar al otro lado de la plaza ya empecé a ver el trasiego de gentes que van y vienen, el trafico rodado y las prisas de la vida cotidiana.Más por orientación que por intuición cruce hacia la otra acera y me acerque a una parada de autobús, y ¡ bingo !, el AUTOCARRO 758 que nos vendría de perlas para, a la tarde, acercarnos a la zona de SETE RIOS, cerca del ZOO, y desde allí enlazar con otro bus que nos acerque al parque de BELA VISTA, sede de ROCK-IN-RIO.
             Cerca de la parada encontré también una especie de papeleria-estanco donde podríamos cargar la tarjeta VIVA-VIAGEM que un compañero de trabajo me regalo y que sirve para todos los transportes público, exceptuando los taxis, claro, de LISBOA; si ayer, cuando cogimos el elevador de GLORIA, la hubiéramos tenido recargada nos hubiéramos ahorrado dos euros por cabeza, a la tarde la recargariamos.Seguí caminando por la RUA DA ESCOLA POLITECNICA, entre tiendas, bancos y numerosas CAFETAIRAS (cafeterías) llenas ya de personal, que en el mostrador  o en pequeñas mesitas, tomaban con prisas un espresso o se deleitaban con alguno de los numerosos dulces: PASTEIS DE BELÉM, BOLHINOS, CARACÓIS con frutos secos, PAO DE DEUS que tienen en PORTUGAL..Paso a paso llegue hasta el LARGO DO RATO, un nudo arterial donde confluyen varias avenidas, pero como no quería alejarme demasiado y tras tomar un delicioso cafelito en una de esas  cafetairas atiborrada de gente tome por la RUA DO SAO BENTO, una calle no muy inclinada y con sabor popular hasta divisar la impresionante mole de mármol blanco del antiguo Palacio de SAO BENTO, sede de la ASAMBLEA DE LA REPUBLICA.

      Junto a un pequeño jardín que esta a su lado arranca la RUA NOVA DA PIEDADE donde encontré una pequeña y  tradicional PASTELARIA-PADARIA, con sabor a barrio, barrio.Allí me volví a deleitar con un par de cafés, solo a 50 céntimos cada uno y una especie de brazo de gitano dulce relleno de pasas, ¡ buenísimo !, además de traerme, garabateado en una servilleta, un precioso poema dedicado al pan, y quedar prendado de una vitrina cargada de pasteles, un ejercito de dulces que en formación podrían doblegar la voluntad de cualquier mortal entradito en kilos; por eso no es de extrañar que al llegar al apartamento, ya todos se habían levantado, fuera un éxito mi idea de volver en un momento con algunas de esas delicias para el desayuno, se decidieron, ¡buena elección!, por unos bolhinos, yo siempre creí que eran boliñas, con y sin relleno.
      Pero al volver con los dulces, recibí una noticia más bien amarga: el ajetreo de la noche anterior había dejado a mi mujer baldada, con las rodillas muy fastidiadas, por lo que prefería no salir por la mañana y reservarse para el concierto. La verdad, la noticia me entristeció un poco, pero era absurdo quedarnos los dos en el piso, por lo que tras desayunar, baje a una cercana tiendecita de un viejecito, y  compre pan, chorizo, jamón y un helado para  que ella almorzara; los demás habíamos decidido coger el famoso TRANVIA 28, para tras pasear por el no menos famoso barrio de la ALFAMA , llegar al mirador de GRAÇA y al CASTELO DO SAO JORGE, al regreso veríamos la , (la Catedral).
         Tras despedirme con un beso de la parienta y decirle que la llamaríamos para que estuviera lista para la hora del concierto, salí con los demás y llegamos a la cercana CALÇADA DO COMBRO, donde encontramos una parada del tranvía, lo cogimos aunque iba bastante lleno de gente.
        La linea 28 del  Eléctrico es la mas larga de la ciudad lusa, pero además es famosa, hasta el punto de trasladar ya más turistas que lisboetas, porque recorre de una forma pausada tres barrios tradicionales de la ciudad como son el CHIADO, la BAIXA, y el barrio de la ALFAMA y pasa muy cerca de monumentos y rincones de los que no se puede uno perder en la capital lusa.
 
     Poco a poco vamos avanzando por el CHIADO, y posteriormente por el entramado racionalista de la BAIXA, calles llenas de tiendas, de turistas y de gente con tipo de oficinistas que van a hacer la aburridas gestiones de cada día, este es el paisaje, hasta que el vagón empieza a ascender, a notarse más el traqueteo, y es entonces cuando ya desde la RUA PEDRAS NEGRAS, se va adentrando en el barrio más antiguo de la ciudad, cuando deja a un lado la , cuando sentimos que el vagón no solo se desliza sobre los raíles para perderse por un dédalo de calles empinadas que cada vez se van estrechando más, sino que nos traslada en un mágico viaje en el tiempo: por como va atravesando casi rozando las viejas paredes, como el tranviario maneja las anticuadas botoneras y manivelas, como notamos el chasquido,  el tirón del freno cuando tiene que detener la marcha en una tortuosa cuesta, sentimos que viajamos al pasado un montón de años.Y así en este singular paseo dejamos atrás los miradores de SANTA LUZIA, atiborrado de guiris, con sus azulejos que reflejan el sol que ya empieza a calentar en el cielo y el de PORTAS DE SOL hasta que llegamos al final del recorrido en el LARGO DA GRAÇA. En unos minutos a pie estamos en uno de los puntos más alto de toda LISBOA, el mirador de GRAÇA.
  Desde allí la vista es alucinante, ante nuestros ojos se abre toda la ciudad, y abajo, muy cerca, el CASTELO DO SAO JORGE, en el horizonte se recorta el inmenso puente 25 de Abril, sobre la lamina azul del río TEJO.Tras disfrutar de la vista y de lo agradable del sitio unos minutos, entramos en la iglesia que le da nombre, me parece fría y falta del encanto del interior de los templos de Sevilla.Lentamente vamos descendiendo por las calles en busca de las murallas de la antigua fortaleza, pero al llegar a la puerta principal,  el precio de la entrada y la inmensa cola de gente nos hizo desistir de la idea de entrar a verla por lo que decidimos andurrear por las cercanas calles y después bajar para ver la Catedral.
 
 
    Esta si es la ciudad que me habían contado, si es la LISBOA que me había imaginado, calles con casas sencillas, con macetas en las ventanas, con paños de azulejos sobre los que ondea al viento la ropa tendida, viejos sentados en las puertas contemplando la vida, aquí si cobra sentido la palabra SAUDADE, incluso me pareció menos descuidado, más limpio que el BAIRRO ALTO, y hasta sus cuestas y escalinatas me parecieron más livianas, sería que siempre íbamos bajando.
 Muy pronto, en una esquina se recorto la bellísima y majestuosa silueta de la, con mucho parecido a NOTRE DAME.

      Construida sobre las ruinas de una antigua mezquita, la ALFAMA fue el barrio morisco de la ciudad, SANTA MARIA MAIOR o , Catedral de LISBOA, es la iglesia más antigua de la capital, empezó a construirse en el siglo XII.Todo lo que me encanto la portada de este impresionante monumento románico, me volvió a defraudar su interior, desangelado y frío, muy alejado del abigarramiento barroco a lo que los sevillanos estamos acostumbrados.Al salir ya era hora de tomarse la primera cervecita sentados al sol, por lo que decidimos tomar el 28 hasta la plaza de CAMOES, no hubo suerte, porque aunque la terraza  era muy agradable, extrañamente, no servía cervezas, por lo que empezamos a caminar y en otra plaza muy cercana donde esta la Iglesia de San Roque, si nos sentamos a tomarnos una jarra muy fría mientras charlábamos y tonteábamos con una figura en bronce representando al CAUTELEIRO (vendedor de lotería) que estaba junto al Kiosco.
foto : LUZ Y LAR

   Era las dos de la tarde, hora de comer,  por lo que nos adentramos, callejeando sin rumbo por las calles del BAIRRO ALTO para ver donde lo hacíamos, y allí otro de los grandes descubrimientos de este viaje, en la esquina de la calle TRAVESSA DA QUEIMADA, el restaurante la BOTA ALTA, una placa en la pared nos señala su fundación en 1.976, es el típico local asolerado y con decoración rustica, buena colección de obras de arte en sus paredes, al que seguro que vendrían solo los lisboetas, hasta que el boca a boca, lo daría a conocer al resto del mundo.

       Cuando entramos no había mucho publico, pero seguro que era más por la hora, pasada las dos y media, en Portugal se come bastante antes, sobre la una o una y media. Un camarero, muy serio, pero muy educado y amable, nos atendió sin problema en un perfecto español, y me recomendó lo que mi cuñado JUAN, el de MADRID, definiría como un manjar digno del mismo JEHOVÁ, una de las especialidades de la casa: el BACALHAU REAL.
     ¡ Que maravilla, que sabor, que textura y que conjunción entre el pescado con el mágico toque de la reducción de Oporto y una justa guarnición de cebolla y patatas cocidas ¡; para repetir si no fuera por la contundencia del plato, tanto que solo tome un poco de tarta casera, también para chuparse los dedos, con el siempre indispensable café. Los demás salieron igual de satisfechos que yo, eso sí, algo más caro que el CABAÇAS de la noche anterior pero también muy recomendable.Fuimos nosotros los últimos en abandonar el local, teníamos casi el tiempo justo de llegar al apartamento para refrescarnos un poco, y salir pitando para recargar las tarjetas de transporte, en caso de SALVADOR  comprarlas y cargarlas y coger el autobús, por lo que llame a mi mujer para que se fuera preparando, la hora del ROCK, el motivo principal del viaje, había llegado.En la mañana mientras estábamos de turismo, mi mujer se entretuvo en echarle fotos al patio del apartamento, por cierto muy chulo y desde donde se divisaban unas terracitas donde se tendría que estar muy bien al atardecer tomándose un cubatita.

    No había tiempo que perder, un cambio de camiseta y camino de la PRAÇA DO PRINCIPE REAL, a la papeleria a por las tarjetas de transporte y a coger el 758 hasta SETE RIOS.Este autobús se hizo bastante insufrible, porque estaba atestado de gente y en el comprobamos que el olor a sudor es Patrimonio Universal de la Humanidad,por como olía,  pero vamos, ya estábamos frente al zoológico
    Allí, esperamos un poco a que llegara el 755 que nos llevaría hasta el parque de BELA VISTA, también con bastante personal pero más conocedores del jabón, en poco más de un cuarto de hora,  estábamos a las puertas del ROCK IN RIO.


    Tras el oportuno registro y una pequeña cola bien organizada, tras la pertinente foto, mi prima con su marido y los niños se perdieron buscando el ambiente, mi parienta y yo, nos fuimos a buscar algo en lo que yo estaba encabezonado y sabia que existía y que además nos sería de mucha utilidad: la fabrica de sofás, y os preguntareis amigos soñadores, ¿y eso que es?, pues ahora mismo os resuelvo vuestra INQUIETUD.La FABRICA DE SOFÁS  es un Stand de una compañía de telefonía móvil que reparte, tras la correspondiente y sufrida cola, una hora, unos  sillones hinchables, para esperar confortablemente sentados lo mejor de la noche, los CONCIERTOS.
   Ya con nuestros correspondientes asientos y tras dar una pequeña vuelta de reconocimiento, aquí también hay cuestas para jartarse, nos sentamos en una de las lomas que rodean la parte baja donde se levantan el impresionante, me parece hasta mayor que el de SONISPHERE de GETAFE, PALCO MUNDO, el escenario principal donde se celebraran las actuaciones estelares.


   Ya allí bien repachingado empecé a analizar el evento al que habíamos acudidos, y que queréis que os diga, ROCK IN RIO me pareció lo que dice el refrán, mucho ruido para muy pocas nueces, o mejor aún, me pareció una inmensa GRAN NUEZ.¿ UNA GRAN NUEZ ? ¡ Esperad, esperad, no seáis impacientes !, ahora mismo desentraño vuestra segunda INQUIETUD de la entrada.Normalmente, las nueces suelen tener una aparatosa cascara para recubrir un  poco de delicioso fruto, ¿no?, pues ROCK IN RIO, es igual, un montón de relleno, de cosas menores, al menos para la persona madura que va por la música, que sí TIROLINA, que si el SALTO DE LAS ESTRELLAS, que si escenarios pequeños para creerse el rey del RAP, o del HIP-HOP, más los consabidos stand de las EMPRESAS PATROCINADORAS, que son las que mantienen en gran parte el invento,más los puestos de comida y bebida, de alcohol solo cerveza, más el STAND del MERCHANDISING, por cierto, feo y caro, ¡ah ! y solo del festival, de los grupos participantes, nada de nada,más la pista de la MÚSICA ELECTRÓNICA, para que los empastillaos aguanten el tirón hasta las tantas de la madrugada,y así lo que podría ventilarse perfectamente, y con alegría para cuerpos por ejemplo como el mio, en CINCO HORITAS, se prolonga hasta las  ¡ CUATRO DE LA MAÑANA !, menos mal que la organización no engaña a los grupos, perros viejos en este negocio, y actúan en las horas centrales del fregao.
    Con este desmadejar de pensamientos casi sin darme cuenta salieron a escena los brasileños CAPITAL INICIAL, grupo bastante potente, con buenas guitarras y unas letras reinvindicativas y  muy criticas con el gobierno de su país, aunque me sigue pareciendo que el portugués, o el brasileño, no vaya a enfadarse nadie, no es un idioma demasiado idóneo para el ROCK, a destacar el tema "QUE PAIS É ESSE", coreado por mucho publico por lo que ya sería conocido en PORTUGAL.A continuación, la gran decepción de la noche, QUEEN OF THE STONE AGE, había escuchado varios discos en estudio de la banda de JOSH HOMME, y me había parecido un grupo muy personal, con un sonido compacto, rotundo y con ciertos toques psicodelicos, pero en LISBOA, sonaron mal, el ruido a veces era atronador, parecían desganados por momento, el grupo desconectado bastante del rollo de su líder, y este provocando a la gente todo el tiempo con comentarios soeces y con la voz bastante cascada, hasta a SALVADOR, acostumbrado a sonidos digamos más "duros" que yo, cuando se lo comentamos, ellos vieron el concierto metidos en todo el cotarro, sobre todo por darle ese "regalo" a su hijo QUIQUE, le parecieron un peñazo, hasta el punto que lo rebautizamos como "LAS REINAS DE LOS HUEVOS DE PIEDRA", por lo que nos lo tocaron.

     Por fin, y tras una espectacular fanfarria acompañada de fuegos artificiales que anuncia la actuación estelar, los LINKIN PARK, era las diez y media de la noche, por experiencia y con un poco de suerte, a STEVE AOKI lo iba a escuchar su madre,  a la una o una y media estaríamos en el apartamento.
     Los californianos si que colmaron todas las expectativas, iniciando el concierto con unos arreglos especiales de sus antiguo tema "THE CATALYST"  y "REQUIEM" como introducción de su ultimo gran éxito del disco editado este mismo año, "THE HUNTING PARTY", el potente "GUILTY ALL THE SAME", tras los cuales fueron desgranando uno tras otros sus principales temas, a destacar, al menos para mi, las versiones mas "electrónicas" del "CASTLE OF GLASS"y "NUMB", su, imprescindible, himno "IN THE END", y el biss donde enlazaron hasta la apoteosis final con "BLEED IT OUT", sus éxitos," A LIGHT THAT NEVER COMES", "LOST IN THE ECHO","CRAWLING","NEW DIVIDE" y "WHAT I´VE DONE".


      Muy buenos músicos, extraordinaria la puesta en escena, tanto de luces, como de efectos, espectacular el movimiento de los cubos donde estaban MISTER HAHN, el artífice de estas maravillas de imagen y luces, con su artilugios y ROB BOURDON con su batería, resaltar la maestría y contundencia de este hombre con las baquetas, normalmente poco protagonista en los estudios, y por supuesto, las voces, de los lideres absolutos de la banda, MIKE SHINODACHESTER BENNINGTON. En definitiva un gran concierto de una banda superprofesional, que a la una menos cuarto echaba el telón.Los demás de nuestro grupo no daban señales de vida y no podíamos contactar con ellos por teléfono, pero como habíamos quedado, nosotros, salimos despacio del recinto y tras buscar un taxi, curiosamente el taxista aún viéndonos extranjeros nos llevo rápido y veloz y por el camino más corto y solo nos cobro nueve euros, para mi que soy tan escéptico con el gremio taxista universal fue una grata sorpresa, a la hora que más o menos había calculado, sobre la una y media estábamos abriendo la puerta del apartamento, mi PRIMA, con SALVA y los niños llegaron poco más tarde porque habían tenido una mala experiencia con el asma de SONSOLES que no se había llevado el VENTOLÍN y había tenido que ser atendido por los servicios de emergencia, afortunadamente todo quedo en un susto, ya estábamos todos en "casita" tras una intensa jornada de TRANVÍA y ROCK, ahora a descansar para apurar nuestra ultima jornada en la capital lusa.

martes, 1 de julio de 2014

LISBOA, LINKIN PARK, UN VIAJE LLENO DE INQUIETUDES. (PRIMERA PARTE)

       

              Cuando ya ha pasado más de un mes, creo que es el momento de hacer la crónica de la ultima aventura turístico-musical de mi parienta y aquí, vuestro amigo el TRITRI, nuestro fin de semana largo en LISBOA para, en el marco del ROCK IN RIO, disfrutar del directo de los californianos LINKIN PARK, un viaje lleno de inquietudes, en el doble significado, tanto de desasosiego, zozobra, como de curiosidad e interés que tiene la palabra, comenzamos.
              Y la aventura no podía empezar de otra manera que no fuera dandonos el "sustito" el maldito coche. Mira que no le miro nada, ni le hago maldito caso nunca, pero esta vez, que le miraba la presión a los neumáticos, que le daba un "lavaito de cara", cuando volvía de la estación de servicios de llenar el deposito,¡ tomate por culo ! , el pilotito del aceite que se enciende,¡pero sera posible !, si ya hace media hora que teníamos que haber salido.Con un cabreo del quince y sin pajolera idea de que hacerle  a la "tartana" le digo a la parienta que coga las cosas, las meta en el maletero, y pitando pa TORREBLANCA, en sentido contrario a PORTUGAL nuestro destino soñado, a que mi particular "ANGEL DE LA GUARDA-MECANICO", mi buen amigo, muchos años llevandole coches ya, ANGEL RUÁN, me sacara del entuerto. Como siempre en cuanto llego, me cuela, y mientras mi señora y aqui un servidor desayunamos en EL LECHERITO, ya me tiene un rápido diagnostico: " Esto puede ser de la bellota del marcador del aceite,  si el coche no te hace ningún ruido raro sigue, si te deja tirado pues llamas a la grúa, pero no lo creo". Una conclusión algo ambigua, pero para haberla descubierto en quince minutos y ser gratis total no vamos a pedirle peras al olmo, así que con la primera INQUIETUD en el cuerpo cogimos el coche en busca del PUENTE DEL ALAMILLO, para buscar la AUTOPISTA DE LA PLATA, ¡ dos horas más tarde de lo previsto ¡.Mientras conducía hablaba de cosas trivales con mi mujer para disimular que como por aquí decimos estaba cagao, aunque conociéndola, ella estaría hasta las trancas. Poco a poco nos fuimos relajando, y aunque a veces el jodido pilotito se encendia, observamos,que con solo una paradita corta,  la luz del aceite se volvía a apagar, así, menos mal, estábamos en PORTUGAL, y mientras me acercaba a la capital lusa, cada vez entendía menos el porque teníamos que pagar una pasta en peaje por unas carreteras que les habíamos pagado todos los europeos y menos aún comprendia como un FESTIVAL de la entidad del ROCK IN RIO, podía tener más éxito allí que en MADRID o BARCELONA, ¿ tendría esta nueva INQUIETUD alguna posible respuesta ?.

http://2.bp.blogspot.com/-hKgf9FjDcBU/U1moruK6JKI/AAAAAAAAZaw/TIQLq3PY6gs/s1600/25-abril-puente-3.jpg

      En esos pensamientos andaba cuando en lontananza, ¡ que palabra más antigua y marinera ! apareció impresionante y majestuoso el puente 25 DE ABRIL, tras cruzarlo y tras de nuevo ¡ volver a pagar !, por fin LISBOA,y casi al momento, una nueva INQUIETUD, como siempre que llego a una ciudad por primera vez, me pierdo, tengo que reconocer que con el coche soy un pelín torpe, pero además me parece que eso de comprarse un TOM-TOM no va a ser ya ninguna tontería; tras varias vueltas comprobando el caos circulatorio que es la capital portuguesa, conseguimos llegar a la RUA SAO MARÇAL, ya nos habíamos orientado y ibamos a dejar  el coche en el parking, otra pasta, en el CASCO ANTIGUO de LISBOA no se puede aparcar practicamente, y estábamos en la parte digamos más "tranquila" del BAIRRO ALTO, vamos como si en SEVILLA queremos aparcar por la ALAMEDA  o SAN LORENZO.
  Muy cerquita de allí, en la calle EDUARDO COELHO, nos esperaba el APARTAMENTO, tan tan deseado ya a esa hora como si fuera un oasis en medio del desierto. 
      Tras esperar más de media hora en la calle,  cuando llegan  mi prima MERCEDES, su marido SALVADOR y sus hijos SONSOLES y QUIQUE, ( el autentico fan de los LINKIN), resulta que la persona de contacto estaba ya arriba desde hacia una hora, ¡ y nosotros como unos pasmarotes en la puerta del bloque !, bueno como se dice, nunca es tarde si la dicha es buena, y tras comprobar que el sitio era magnifico: buenas camas, un baño completo para cada familia, la intimidad suficiente, un gran salón y una buena cocina, que no hizo mucha falta,en definitiva,  un gran acierto de la parienta en la elección;  tras dejar más o menos colocadas las cosas, nos echamos a la calle a conocer LISBOA, nosotros y los chicos, porque a mi PRIMA y a SALVA se les notaba que eran unos enamorados de la ciudad lusa que ya habían visitado antes.
      Siempre me habían hablado del encanto decadente de sus calles, del sabor de su edificios, del ambiente especial que se vivía en los paseos por la noche, pero a mi la primera impresión que me dio fue de  una ciudad sucia, abandonada, con bastantes edificios ruinosos y viejos que no antiguos, y parece que esto es un mal de siempre no fruto de la crisis, y lo peor, otra pega que volvió a sumar más INQUIETUD a esta aventura, las CUESTAS.

Hay ciudades con algunas calles empinadas, con una orografía que en algunas zonas obliga a hacer un esfuerzo extra a las piernas, como ROMA o algunas zonas de MADRID, pero LISBOA es el GRAN PREMIO DE LA MONTAÑA, es el ANGLIRU para los turistas, es una cuesta, y una esquina empinada, y una rampa, y una larga escalinata y así un barrio, y el siguiente, encima el pavimento de cuadraditas piedrecillas blancas , ¡ que bonito !, te destroza aún más las ya viejas, que todo hay que decirlo,  extremidades, es fácil de entender que esto para mi parienta, con problemas de rodillas desde hace algún tiempo supuso un autentico martirio.
       Bueno pero a pesar de las dificultades habíamos venido a pasarlo lo mejor posible, así que con mucha fuerza de voluntad, la pobre siguió como pudo el ritmo de los demás y llegamos al mirador de SAN PEDRO DE ALCANTARA, allí rodeado de un precioso jardín, con frondosos arboles, disfrutamos de una vista espectacular del barrio de BAIXA, la zona más comercial de la ciudad, y al fondo,  del famosísimo barrio de la ALFAMA  y del CASTELO DE SAO JORGE, que domina toda la ciudad antigua.


       Tras disfrutar un largo rato de las vistas, tomamos el ELEVADOR DA GLORIA, junto con el de SANTA JUSTA, el más concurrido de la ciudad, creo que tiene otros dos, para descender a la PRAÇA DOS RESTAURADORES.

       Esta sin duda es la parte más monumental de LISBOA, la que mando reconstruir al modo racionalista tras el terremoto de 1755 el MARQUES DE POMBAL, en esta plaza  pude ver edificios tan curiosos y valiosos como la ESTACIÓN DE TRENES de un acentuado estilo NEOMANUELINO, que podría ser el equivalente a nuestro regionalista de ANIBAL GONZALEZ, desde la óptica de combinar antiguos estilos para crear una nueva composición arquitectónica, o otro que me llamo la atención pero que quizás es menos conocido, el antiguo teatro EDÉN, un antiguo e impresionante cine de un atractivo estilo ART-DECÓ y que hoy en día es un hotel.


  

    Muy cerca, la famosísima PRAÇA DA ROSSIO, con unas fuentes preciosas y rodeadas de cafeterías y joyerías. Allí,  mientras los demás se acercaban a comprar al mercado ambulante que había en su centro, la pariente y yo nos sentamos un ratito en un banco a reponer fuerzas, y estando descansando tranquilos pudimos comprobar en primera persona como los efectos de la maldita crisis se notan mucho más en el país vecino incluso que en el nuestro: la POBREZA, el aire CANALLA y LUMPEN que impregna a las ciudades y a las personas en tiempos de penuria se apreciaba con solo observar un poco. Jamas en SEVILLA ni en ninguna otra ciudad en la que haya estado me han ofrecido: CHOCOLATE, HACHIS, MARÍA, en tan poco tiempo y a una hora tan temprana, no era ni las nueve de la noche.
            Y no fue un hecho ocasional porque en el largo paseo por las calles que arranca de esta plaza y que componen sin duda el CENTRO COMERCIAL de LISBOA: RUA DA PLATA, RUA AUREA, RUA AUGUSTA, entre los camareros pesados que te ofrecen  mesa y un menú magnifico al mejor precio una y otra vez (iguales que los de los alrededores de TETUÁN y nuestra CATEDRAL), entre los muchos turistas que entran a comprar el recuerdo barato que los chinos ofrecen en cada ciudad donde ponen su negocio, o se quedan prendados de las delicias de los escaparates de las PASTELARIAS,(pastelerías, de lo mejor de LISBOA )

haciéndose los despistados, pululaban bastantes niñatos, cristianos-ronaldos a lo pobre, que lo mismo te ofrecían droga que divertimento sexual, y lo hacían tanto a ellos como a ellas, vamos, que como vulgarmente se dice, lo mismo le daba la carne que el pescado; lo vuelvo a afirmar, no se si sera efecto de la crisis o ya existía este "ambiente" antes de esta, pero nunca, ni en el centro de SEVILLA, ni en el de FLORENCIA, ROMA o MADRID por citar algunas ciudades, me he sentido tan abordado, tan digamos "incomodo" como en ese paseo nocturno, no me quiero ni imaginar como sera a partir de las doce de la noche,  por la BAIXA POMBALINA, que es como le llaman a esa zona que lleva directamente a la PRACA DO COMERCIO.
    A esta inmensa plaza se accede por un grandioso ARCO TRIUNFAL, pero, al menos para mi, ambos están pesimamente iluminados,La plaza, también conocida como TERREIRO DO PAÇO, esta presidida por la estatua ecuestre de JOSE I,  y esta rodeadas de magníficos edificios con algo de luz, pero a medida que te alejas de ellos para acercarte al embarcadero real a ver las vistas del RIO TEJO (TAJO para nosotros) y el puente 25 DE ABRIL iluminado, con el monumento a CRISTO REY al fondo, visión increíble por otro lado, más oscuridad hay.Estuvimos allí un poco de tiempo, dándole largas, otra vez, a algún camello, y decidimos volver para encontrar donde cenar, porque los estómagos ya rugían bastante, decidimos buscar por la zona del CHIADO o las primeras calles del BAIRRO ALTO, ¡ un montón de cuestas !, pero no hacia falta,  podíamos subir por el ELEVADOR, aunque cuando llegamos las colas eran inmensas; me echaba a temblar nada más de pensar que tendríamos que patearnos toda esa distancia cuesta arriba, mi mujer se hubiera muerto directamente, pero mi PRIMA y SALVADOR, conocedores de los truquillos de la ciudad lisboeta nos llevaron a un atajo muchísimo más cómodo: a través de la estación de Metro de BAIXA-CHIADO.

Justo debajo del edificio del FNAC, la entrada del suburbano, y al fondo de un largo pasillo, una impresionante escalera mecánica, los que sufran de vértigo no mirar desde ellas hacia abajo, que va a desembocar junto a otro de los comercios más emblemáticos de LISBOA, el café A BRASILEIRA, en su entrada, eternamente sentado en bronce, el poeta FERNANDO PESSOA; pero entre que es un sitio caro y estaba hasta la bola de guiris, y no es lo mejor para comer, ni nos acercamos a la puerta, aunque por lo visto en  Internet es bastante bonito.

    En un momento, llegamos a LARGO DO CAMOES, una de las plazas más animadas por la noche, allí vimos por primera vez los tipicos "ELÉCTRICOS", que es como le llaman a los antiguos tranvías lisboetas.    Mi mujer estaba derrengada ya, por lo que nos sentamos nuevamente en un banco de la plaza muy cerca de la estatua de LUIS DE CAMOES, el poeta del siglo XVI que le da nombre, mientras los demás buscaban donde tomar algo de cena.


   Al poco, SONSOLES viene para decirnos que habían encontrado un sitio bastante bueno pero que había que esperar para conseguir una mesa una media hora, después seria casi una hora, pero el restaurante, el olor riquísimo a carne a la brasa se expandía hasta la esquina de la calle, mereció la pena.
  

   El RESTAURANTE CABAÇAS es pequeño, con las mesas apretadas unas a otras, pero el ambiente es muy agradable, el servicio profesional y simpático para el caracter portugues, y la comida, las viandas son para chuparse los dedos, sobre todo la especialidad de la casa que es lo que vuestro amigo el TRITRI se pidió, NACO NA PEDRA, un suculento trozo de ternera sobre una piedra al rojo con dos extraordinarias salsas y guarnición de patatas y ensalada, tu te lo haces a tu gusto, y esta tan rico y tierno que aunque al principio parece mucha carne, al final no dejas ni una miguita; también muy recomendable el bacalao.


     A continuación y con un extraordinario café, compartí de postre con SALVADOR lo que le quedaba en la vitrina de un MOLOTOV, una especie de puding, típico portugues, que estaba riquisimo, para rematar un BEIRAO,  un  licor de la tierra hecho con distintas hierbas, muy, muy recomendable, mi parienta nada, bebe poco alcohol, y  mi prima se pidió su clásica AMARGUIÑA.Comimos todos de lujo y bastante bien de precio, unos dieciocho euros por barba.
     Al salir del local estábamos como se dice, jartitos, jartitos, y como era tarde, decidimos dar un lento paseo, mi mujer estaba bastante recuperada, por lo que se atrevió con las cuestas que nos separaban del apartamento, ya empezaba a notarse el ambiente nocturno en las estrechas calles del BAIRRO ALTO, tardamos en llegar sobre veinte minutos, eran ya más de la una de la madrugada, hora de ponerse el pijamita y echarse a dormir, terminaba una interesante y agotadora jornada de turismo en la capital lusa, mañana el gran día, en ROCK-IN-RIO 2.014, el concierto de LINKIN PARK.